jueves, 10 de agosto de 2017

¿Para cuándo tú?

¿Cuándo piensas tener hijos? ¿Cuándo me vas a hacer tío/tía?

Desde hace un tiempo oigo estas preguntas cada vez mas a menudo. Parece ser que una vez que pasas de los 25, todo el mundo tiene prisa con el hecho de que seas madre.


Pero, ¿por qué tanta presión?

Supongo que tiene que ver con la generación que nos precede, esas madres que se quedaban en casa cuidando de sus hijos/hijas. Pocas eran las madres que además trabajaban.

Al parecer, estas madres dedicadas no conciben la idea de que nosotras queramos esperar.

Yo al menos quiero esperar. La verdad ni siquiera estoy segura de querer procrear, pero si así fuera, desde luego no ahora.

Ahora es mi momento para ser egoísta, para dedicarme a mí, para cometer errores y para conocerme a mí misma.

Hace poco se armó un revuelo en España (que parece no tener problemas mayores para tener que estar pendientes de como se siente o no una nueva madre) porque una periodista admitió que tuvo hijos solo porque le decían que era maravilloso, pero que ella no encontró nada maravilloso en la maternidad.

También la actriz Jennifer Aniston escribió una carta hablando de esta tema, y como no, de la presión de ser madres que sufrimos todas las mujeres... Aquí os dejo algunos fragmentos de la carta:

“Para que se sepa, no estoy embarazada. Estoy harta. Estoy hastiada del escrutinio casi deportivo y vergonzoso que se hace diariamente del cuerpo con la excusa de hacer periodismo, de la Primera Enmienda (que consagra de libertad de expresión) o de las ‘noticias sobre las celebridades’.
“La deshumanización y el escrutinio al que sometemos a las mujeres es absurdo y perturbador. La forma cómo me presentan los medios es simplemente el reflejo de cómo vemos y presentamos a las mujeres en general, evaluadas con un retorcido estándar de belleza”.
“Este condicionamiento es algo que las chicas luego llevan consigo al hacerse mujeres adultas. Usamos las ‘noticias’ sobre las celebridades para perpetuar esta visión deshumanizada de las mujeres, enfocada exclusivamente en su apariencia física”.
“Estamos completas con o sin pareja, con o sin hijos. Decidimos por nosotras mismas en qué consiste la belleza cuando se trata de nuestros cuerpos. Esa decisión es sólo nuestra. Tomemos esa decisión por nosotras mismas y por las jóvenes en este mundo que nos toman como ejemplo”.
“Hagamos esa decisión de forma consciente, al margen del ruido de la prensa sensacionalista. No necesitamos estar casadas o ser madres para estar completas. Podemos decidir por nosotras mismas nuestro propio ‘y vivieron felices para siempre'”.
“Lo que puede cambiar es nuestra conciencia y reacción ante los mensajes tóxicos ocultos detrás de estas aparentemente inofensivas historias que son vendidas como ciertas y que dan forma a nuestras ideas sobre quienes somos”.
“Nosotros decidimos cuánto compramos de lo que nos están ofreciendo y quizá un día la prensa sensacionalista se verá forzada a ver el mundo a través de unos lentes diferentes, más humanos, debido a que los consumidores han dejado de comprar su basura”.
Como dice Aniston en su carta “no necesitamos ser madres para estar completas”.

Así que si eres mujer y te hacen este tipo de preguntas, déjales claro que a nadie le importa si vas a ser madre y cuando lo vas a ser.

Si eres mujer, y haces este tipo de preguntas, estarás contribuyendo a que la sociedad siga dictaminando sobre nuestras vidas, sobre nuestros cuerpos.

Y a todos los hombres que lean esto, que sepáis que no está bien que se nos hagan este tipo de preguntas.

Algunas quieren ser madre antes de los 30 años. Otras quieren esperar y otras simplemente no quieren hijos.
Y todas estas decisiones están bien.

#EnMiCuerpoMandoYo




No hay comentarios:

Publicar un comentario